Romeo Rodríguez Reyes: testimonio de un maestro

Ornán Gómez

 

Romero Reyes
Profesor Romeo Rodríguez Reyes

Romeo Rodríguez Reyes es profesor de la telesecundaria 027 José María Morelos y Pavón en Tzimol, Chiapas. Es de baja estatura, algo moreno y alegre. Fui a visitarlo porque llamó mi atención lo bien que se expresó de sus alumnos durante un viaje que realizamos a la selva. Cuando llegué a la escuela que es una construcción amplia donde existe una cancha de usos múltiples, aulas de concreto y baños del mismo material, él salió a recibirme con su sonrisa amable. Me invitó a pasar a la cafetería de la escuela y dimos cuenta de unos huevos con papás, frijoles negros y café humeante. Fue allí donde se llevó a cabo esta charla.

     Romeo, ¿qué es lo que te inspira en tu trabajo de profesor?

    Mira, cuando estoy con los jóvenes me veo a mi mismo. Pienso que la historia de mis alumnos es una réplica de la mía, que cuando fui adolescente tuve muchas carencias. Lo que mi padre ganaba como zapatero apenas alcanzaba para comer. Así que tuve que conseguirme un empleo para seguir con mis estudios. Cuando recuerdo esto, veo el rostro cansado de mi madre que intenta darnos ánimos. No sabíamos qué hacer ante aquella situación donde la vida se ensañaba con nosotros de manera inmisericorde. Yo no quería vivir así. Deseaba tener otra forma de vida. Por eso decidí estudiar, porque quizá con el estudio mi suerte cambiaría. Eso hace que cuando veo a los jóvenes, pienso en sus vidas, en sus familiares, en sus necesidades. Quiero que ellos, al igual que yo, tengan metas y que luchen por alcanzarlas. Aunque los tiempos sean distintos, los jóvenes deben poseer ese coraje que les permita alcanzar sus sueños. Si yo lo hice, ¿por qué ellos no?

     ¿Cómo relacionas tu historia de vida con la de tus alumnos?

     Creo que ellos necesitan saber que les tenemos confianza. Cuando yo estudiaba la normal primaria en la escuela Rosario Castellanos, el profesor Luis Albores Guillén creyó en mí. En esa época se me despertó el gusto por el futbol que lo practicaba hasta en mis sueños. Cabe decir que yo estudiaba en una escuela particular porque no podía asistir a la pública por el trabajo, y porque sólo ahí tenían la licenciatura para docente. Cuando mejor iba en la escuela, las cosas empeoraron en mi casa, por lo decidí dejar la escuela y ayudar a mi padre con los gastos. Cuando el director supo que dejaría mis estudios mandó a traerme a su oficina, y me propuso que si yo jugaba en el equipo de la escuela, él me daría una especie de beca para terminar mis estudios. Aquello fue como la manifestación de Dios. La escuela me proveyó de zapatos, uniforme y todo lo que se necesita en ese deporte, y empecé a jugar como si en cada partido se disputara el futuro de mi vida. Fue gracias a ese maestro que creyó en mí como estudiante y como deportista que terminé la normal primaria y me convertí en maestro. Por eso es que yo creo en mis alumnos. Pienso que si a ellos se les brinda la confianza, y sobre todo uno como maestro cree en ellos como estudiantes y seres humanos con potenciales y habilidades, ellos son capaces de lograr cosas maravillosas.

     avioncitos

     ¿Cuál es el método de trabajo que utilizas en el salón de clases?

     Fácil. Veo a mis alumnos como personas que tienen deseos, necesidades y muchas cosas que decir. Me baso en sus gustos. En mis clases trato de generar curiosidad, además de desafiarlos porque así me gustaba que hicieran conmigo. La premisa en la que baso mis ideas es que mis alumnos deben estar interesados en lo que voy a enseñar, y desde luego que yo debo estar motivado para hacerlo. De esa manera es como trabajo, lo cual no es fácil porque esa actitud me obliga a investigar. Lo anterior implica reconocer que desconozco algunas cosas. Por eso cuando yo no sé algo, pregunto. Más vale parecer ignorante un minuto, que serlo toda la vida. También aprendo de la televisión. Cuando veo algo que me agrada lo anoto y lo traigo a la escuela relacionándolo con algún contenido escolar. Todo lo que hacemos aquí agrada a los jóvenes. De eso me doy cuenta en la dedicación que ellos imprimen a las actividades. En el salón de clases se hace teatro, danza, se lee y se escribe, pero todo bajo el criterio del juego. Nunca priorizo el condicionante de que todo lo que hagan los alumnos será considerado para sus calificaciones, aunque así sea. Lo más importante es que ellos estén contentos con lo que hacen. Otra cosa que me da resultado, pese a mi edad, es que me pongo al nivel de los jóvenes. Si me dicen salta, lo hago. Si me dicen grita, también. Nada me detiene para disfrutar mi trabajo.

     ¿Qué es lo que más disfrutas en tu trabajo?

     Cuando los jóvenes sonríen. Eso es lo más bello. En una sonrisa yo interpreto que estoy haciendo las cosas bien. Pese a los problemas que tengan, si logro que ellos rían, el día está salvado. Mis alumnos tuvieron un momento de felicidad y eso es importante. Creo que la escuela debe promover que los niños sonrían siempre. El objetivo debe ser: aprende sonriendo. Pienso que la sonrisa de un alumno cuando descubre cómo resolver un problema es lo más bello que puedo tener como pago. También me agrada cuando los jóvenes me solicitan consejos o sugerencias. Es ahí cuando aprovecho mi historia de adolescente para orientar a mis alumnos, o aprender de ellos.

     aviocintos

     ¿Qué piensas del sistema educativo actual?

     Que ya no hay conciencia y responsabilidad, lo cual ha generado que el maestro deje muchas cosas por hacer. De repente ve a los alumnos como objetos que deben aprender lo que él dice. El maestro da más importancia a otras cosas y ve en la escuela un centro de trabajo, y no como un espacio de diversión. Esa es la diferencia entre la educación de ayer y la de hoy. En la escuela me divierto enseñando y aprendiendo. Creo que el mote de maestro flojo se ha ganado a pulso. Ya no hay compromiso en hacer las cosas bien. Se hacen porque se tienen que hacer, y como salga. Muchos maestros ni siquiera preparan sus actividades. Vienen y dicen hagan esto y aquello, mientras esperan a que den las dos de la tarde. En mi caso siempre ando con mi libretita anotando aquello que me interesa y aprendo de otros maestros y que además puedo realizar con mis alumnos. Pienso que si el maestro se compromete, que es un poco difícil a estas alturas, las cosas pueden mejorar en las escuelas.

     ¿Qué piensas sobre las evaluaciones que van aplicarles a los maestros?

     No es nada nuevo. Ya nos evalúan en carrera magisterial y no pasa nada bueno con respecto al mejoramiento escolar en los alumnos. Al contrario, esto ha servido para que el maestro enfoque su atención en acreditar el examen y gane más dinero. Esto provoca que el profesor se aleje del trabajo académico para enfocarse en pasar a la siguiente categoría de carrera magisterial. Con el tema de que nos evaluaran para saber quiénes deben estar o no en el sistema, creo es resultado de lo que el magisterio ha propiciado. Si hiciéramos bien nuestro trabajo, no tendrían porque condicionarnos. Creo que lo injusto es que se amenace con despedir a los profesores, pues un examen no indica si enseña o no bien.

celula

     ¿Algo que desees agregar?

     Que en el magisterio aún hay maestros que hacen su trabajo lo mejor posible, y de ellos nunca se sabe porque las autoridades no los reconocen. Algunos incluso ponen dinero de su bolsa para que sus niños o adolescentes aprendan. No están esperando a que el gobierno les provea de todo. Si no se cuenta con un material, el maestro debe conseguirlo a como de lugar, porque ello es importante para la clase y para los alumnos. Aunque al maestro no lo recompensen con estímulos económicos, aunque  sería necesario, creo que el más bello reconocimiento que se puede tener es la bella satisfacción de haber cumplido y dado lo mejor de uno. Eso es suficiente.

Anuncios

2 comentarios en “Romeo Rodríguez Reyes: testimonio de un maestro”

  1. Buen trabajo. Salu2 al Mtro. Romeo….hay q buscar la inspiración de los buenos docentes para renovar nuestra práctica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s